Comparte o imprime

Periodistas Juramentados | Lorenzo Soriano


PERIODISTAS JURAMENTADOS
Lorenzo Soriano


Más que periodistas, serian Perro-distas, esbirros,zombies, juramentados como los Hassissins del Señor de Alamut. Lo hacen por hambre, por ambición, para que el poder les pase la mano por el lomo, le de alguna migaja o hueso que puedan publicar y prosperar. Hay tantos que viven así de esa profesión, que la han convertido en una pocilga pestilente de la que se salvan pocos, muy pocos. Y, por supuesto, saben que hacen mal y daño, pero su egoísmo, ignorancia y disminución mental, que les incapacita para la justicia, ecuanimidad y veracidad, les hace, les obliga, a dejarse violar en todos los sentidos, hasta tal punto que la la prostitucion voluntaria seria virtud en comparación con esta especie apenas humana.

Los ha habido siempre, desde El Gran Intoxicador, hasta los tertulianos minúsculos. Pero más abyectos. Las peores, esas tertulianas histéricas, que parece que les han inoculado un virus de odio y maldad. Que cada vez hay más y se parecen más a la novia de Chucky. Afirman las peores y más absurdas falsedades con una desfachatez pasmosa. Jamás rectifican. El objetivo es lanzar el pedrusco al cristal a ver si lo rompen. Pero como les lleven la contraria, como jueguen con sus garbanzos y sus vicios, desmintiéndolos, se vuelven hienas peligrosas disfrazadas de sonrisas forzadas y caras desquiciadas. Imitan a políticos, de izquierdas por supuesto, histriónicos y maleducados, dispensando carnets de lo peor, faltando a la verdad tan groseramente que provoca indignación, si no fuera porque es lo que pretenden para justificarse.
Los dueños de los medios interesados, los ceban, los alimenta bien, los mantienen amarrados hasta que los necesiten para morder, insultar, calumniar y desacreditar hasta el mantra más cansino, en todo lugar donde se ofrezcan y les acepten para vomitar sus inquinas rentadas con pingües emolumentos.

Deberían meterse en política, en vez de ser mulas de los intereses políticos y cobrar por ellos. Presentarse a elecciones y decir lo que quieran, pero como comunicadores que confunden y descargan la bilis, por dinero, son mayormente basura.

Así pues no deben extrañarse esos medios, cuando un partido les impide en ejercicio de su derecho a no asistir a ningún acto suyo, sobre todo porque ya está bien que insulten a más de 4 millones de votantes y a sus familias, con adjetivos vejatorios, con calumnias y opiniones sesgadas sin sentido alguno de la realidad, las más veces por intereses espurios, y las otras por puro interés económico o político.

Es lo que hay, es lo que tenemos que sufrir.
A reflexionar
Lorenzo Soriano


Subscribete por Email para recibir todas las actualizaciones